Se podría decir y escribir mucho sobre Pinta Brewery, pero hay que decirlo desde un principio: son los padrinos de la revolución de la cerveza en un país tan cervecero como Polonia. La cervecería fue fundada por tres entusiastas de la cerveza, Grzesiek, Marek, Ziemek.

El comienzo de su actividad fue por en Marzo del 2011, donde la pimera cerveza que embotellaron fue Atak Chmielu (ataque de lúpulo), convirtiendose en la primera American IPA del país. Desde ese día, siguen elaborando cervezas nuevas, lagers, sahti y sour beers, Ssolos o en colaboración con otros cerveceros polacos y extranjeras.

El año de la fundación de la Pinta Brewery es, sin duda, el comienzo de considerables cambios en la escena cervecera polaca, por eso en la cronología de la cerveza polaca, se considera a ese año como el "año cero", y los polacos siempre que hablan de cervezas se dice anteso después de Pinta.

La cervecera con sede en Zawiercie, se conviertió en todo en exito ya en su primer año, y sus primeros 8 meses de vida, lazaron ni más ni menos que 11 cervezas. Pinta a una velocidad de ametralladoras dio a los polacos lo que por aquel entonces no tenían pero si demandaban; cervezas de estilos nuevos y desconocidos. En este momento es importante decir que estas cervezas son verdaderas obras maestras de la elaboración, lo que aún da si cabe, mayor mérito.

Sin lugar a dudas, no tienen miedo a sacar nuevos estilos, por eso ya se han ido a Irlanda, Francia o Japón para sacar colaoraciones con cerveceros locale.

Siguiendo con su historia, el hito de la escena artesanal polaca fue la mencionada Atak Chmielu, siendo una cerveza de culto y una cerveza innovadora para toda la industria cervecera polaca. En ese momento era la cerveza polaca más amarga y me atrevería a decir que era la más fragante y la más diferente de lo que conocían las gargantas de los bebedores de cerveza polacos.

Su fama se expandio rapidamente y sus cervezas empezaron a llegar a varios festivales y concursos internacionales de cerveza, donde se fueron haciendo una marca cada vez más reconocida y apreciada. En 2014, fueron los primeros en el país en romper las dos barreras siguientes: elaboraron la primera cerveza polaca en cooperación con una cervecería extranjera y abrieron el primer pub de la compañía en Polonia: Viva La Pinta. Además, comenzaron una elaboración paralela en la segunda cervecería en Zarzecze. Simplemente tienen ese camino: siempre deben estar un paso adelante de los demás.

Os preguntareis por sus premios, pero la verdad  que todos los méritos, logros de Pintya y el impacto en el ambiente de la cerveza no se pueden describir en solo articulo, pero simplemente queremos haceros llegar las cervezas de la revolución polaca.